El arnés de seguridad es un equipo de protección individual (EPI) crucial para garantizar la seguridad de los trabajadores en alturas.

 Su correcta utilización y mantenimiento son fundamentales para prevenir accidentes y minimizar riesgos. A continuación, se detallan los pasos esenciales para colocarse adecuadamente un arnés de seguridad, así como información relevante sobre su caducidad.

Cómo ponerse el arnés de seguridad

Inspección previa: Antes de utilizar el arnés, realiza una inspección visual detallada. Comprueba que no haya desgastes, cortes, roturas, o cualquier anomalía en las cintas, hebillas y puntos de anclaje.

Desenredar el arnés: Asegúrate de que el arnés esté completamente desenredado y que las correas estén rectas sin vueltas.

Abrir el arnés: Coloca el arnés en el suelo o en una superficie plana, identificando claramente la parte trasera, la delantera y las perneras.

Vestir el arnés: Introduce cada brazo en las respectivas aberturas, como si te pusieras una chaqueta, y ajusta la parte dorsal detrás de tu cuello. Asegúrate de que el punto de enganche dorsal quede en la mitad superior de tu espalda.

Ajustar las correas: Ajusta todas las correas del arnés (hombros, pecho, perneras) para que se adaptan cómodamente a tu cuerpo. Es fundamental que las perneras no estén ni muy apretadas ni muy holgadas, permitiendo libertad de movimiento sin comprometer la seguridad.

Cierre y ajuste final: Cierra la hebilla del pecho y cualquier otra hebilla adicional. Realiza un último ajuste para asegurarte de que el arnés se ajusta correctamente a tu cuerpo, permitiéndote moverse libremente pero sin que quede suelto.

Comprobación final: Pide a un compañero que revise que el arnés esté correctamente puesto y ajustado.

Caducidad del arnés de seguridad

El tema de la caducidad del arnés de seguridad es vital para garantizar la protección del usuario. Los fabricantes de arneses suelen establecer una vida útil recomendada que, dependiendo de la marca y el modelo, puede variar. 

Generalmente, esta vida útil está entre 4 y 6 años desde la fecha de fabricación, siempre que el arnés haya sido almacenado adecuadamente antes de su primer uso.

Sin embargo, es importante destacar que la vida útil de un arnés puede verse significativamente reducida por el uso intensivo, la exposición a agentes químicos, los daños físicos o las condiciones ambientales adversas. 

Por lo tanto, independientemente de la fecha de caducidad, si durante las inspecciones regulares se detectan signos de desgaste, deterioro o daño, el arnés debe retirarse de servicio de inmediato.

Deja un comentario

uno + catorce =

CURSOS Y CERTIFICADOS

CURSO ONLINE PARA INSTALADORES DE LÍNEAS DE VIDA LUXTOP

Próxima formación: 26/04/2024 - 15:30

Esta formación te acreditará para la instalación, certificación y mantenimiento de las líneas de vida LUXTOP.

Amplía tu negocio sumándote a nuestra exclusiva red de instaladores.